Diabetes Tipo 2 – Síntomas

Como la diabetes se manifiesta de forma crónica, tiene un avance lento en el organismo, y en la mayoría de los casos empieza sin que se note o que haya síntomas visibles en el diabético tipo 2, sin embargo al padecer de diabetes tipo 2 los síntomas se van agravando paulatinamente y el diagnostico es complicado de dar de manera oportuna por lo cual se pueden ver complicaciones si no se actúa de manera inmediata. Algunos de los síntomas que empiezan a notarse son la poliuria, o visitas constantes al baño para orinar, lo cual deshidrata el cuerpo y provoca que la persona tenga mucha sed; también puede presentarse una pérdida de peso, porque los hábitos alimenticios del sujeto son los mismos pero en el cuerpo no hay una correcta absorción de la glucosa que causa una disminución de energía y que los tejidos busquen otras fuentes para abastecer el desgaste y evitar la fatiga, sin embargo con el tiempo esta también se vuelve un síntoma porque el cuerpo ya no puede evitarla; el hambre también está presente por la falta de absorción de glucosa y la compensación de fuentes de energía; además el paciente de diabetes tipo 2 también está propenso a contraer infecciones porque la sangre no es capaz de coagular por la presencia de altas cantidades de glucosa y las heridas no sanan con facilidad, en el caso de las mujeres las infecciones vaginales también tienden a aparecer con mayor frecuencia.

Brazalete de diabetes tipo 2

Brazalete de diabetes tipo 2


En ocasiones, cuando el diabético tipo 2 se encuentra bajo un tratamiento de fármacos para disminuir el nivel de azúcar en la sangre, sucede que la medicación es administrada en cantidades inadecuadas y se podría encontrar al paciente con hipoglucemia, es decir, que tiene los niveles de azúcar por debajo de lo normal y se puede dar cuenta por ciertos signos y síntomas de esta condición como la sudoración, temblores, mareo, confusión e incluso desmayos. En general se debe evitar que esta condición aguda se agrave, y para ello se tiene que comer alimentos con carbohidratos inmediatamente o cualquier tipo de alimentos que tenga azúcares que aumenten la glucosa de manera inmediata, de lo contrario el afectado tendrá convulsiones y podría correr más riesgos.

Cuando los niveles de glucosa, por el contrario, se encuentran muy elevados, esto podría llevar al aparecimiento del síndrome hiperosmolar, y esta es una condición peligrosa porque puede desencadenar un accidente cerebro vascular para luego suceder un coma en el paciente que incluso podría ser fatal. Esta condición se presenta como una complicación de la diabetes mellitus tipo 2 por los niveles altos de las azúcares y que podría tener sus causas ante la mala alimentación o descuidos por parte del diabético tipo 2 que podría también ocasionarse por una deshidratación y lograr que el paciente sienta mareo confusión, pérdida de energía de manera súbita para luego pasar a convulsiones y el mencionado coma hiperosmolar.

Algunas complicaciones pueden incluir arterosclerosis porque el organismo está buscando nuevas fuentes de energía y acumula grasas que se depositan en las arterias complicando otras condiciones como la cardíaca, neuronal, y muscular especialmente en las extremidades inferiores; afecciones a la retina también son comunes en los pacientes con diabetes mellitus tipo 2 porque los vasos sanguíneos que se ubican detrás de los ojos se ven dañados por la glucosa de la sangre que podría causar ceguera si no se trata a tiempo; otra complicación puede ser la neuropatía que afecta al sistema nervioso, en especial a los nervios con mayor longitud y en especial aquellos ubicados en las extremidades inferiores, específicamente en las piernas que al principio se puede presentar como un simple dolor o un entumecimiento en los pies que poco a poco va avanzando hacia el resto de extremidades en caso de que no se controle adecuadamente, a continuación en los casos más graves se puede dar una neuropatía autonómica, que quiere decir que podrían verse afectados los nervios que controlan las funciones vitales como la digestión y el control de esfínteres tanto como la función sexual; se presentan daños renales por la hiperglicemia o por la alta presión arterial; los infecciones en los pies también son muy comunes y el diabético tipo 2 que presente síntomas como llagas o úlceras en los pies, tiene que acudir al médico porque la circulación de la sangre es más lenta y no permite la coagulación y consiguiente cicatrización de las heridas que puede dar como resultado infecciones e incluso desembocar en amputación, esto debe tener mucho cuidado porque en ocasiones el entumecimiento de los pies no deja percibir estas pequeñas heridas.

Crédito de la imagen Brazalete de diabetes tipo 2